Al igual que lo que sucede con el diseño emocional, que se inspira en los deseos de las personas para producir artículos que no solo sean útiles sino también atractivos, el neuromarketing se basa en el comportamiento de una persona para diseñar una estrategia publicitaria que apele a sus sentimientos. Básicamente, el neuromarketing se apoya en la neurociencia, que estudia la relación entre el sistema nervioso y las emociones, y aplica lo analizado al comportamiento y las reacciones de los consumidores frente a estímulos audiovisuales para determinar cuál es la mejor estrategia publicitaria.

 

¿Qué es el neuromarketing?

El neuromarketing es una técnica que aplica la neurociencia a la mercadotecnia. Por lo tanto, requiere un amplio conocimiento de diversas disciplinas, como la psicología y la economía. A través del neuromarketing se busca entender las reacciones y el comportamiento de los consumidores frente a estímulos audiovisuales para tomar mejores decisiones en cuanto al diseño de la estrategia publicitaria. Por un lado, estudia las imágenes que mayor impacto tienen en la memoria del consumidor y, por el otro, los sonidos que recuerdan y que asocian a determinadas acciones publicitarias. Además, algunas veces se hace uso de la función kinestésica para influir en el consumidor a través del empaquetado del producto.

 

Ventajas del neuromarketing

Una de las principales ventajas del neuromarketing es que no es necesario preguntarles a los consumidores qué prefieren ya que se utilizan técnicas de investigación que analizan los estímulos cerebrales. Así, a través de una resonancia magnética o una encefalografía se pueden medir las reacciones del cerebro y obtener datos útiles para aplicarlos posteriormente en la estrategia de marketing. La resonancia magnética, por ejemplo, permite conocer qué zonas del cerebro se activan al realizar determinada tarea, como elegir entre dos productos distintos. Por su parte, la encefalografía registra el impacto emocional que tiene determinada acción a través de impulsos eléctricos que se emiten en el encéfalo.

La neurociencia les permite a las agencias de marketing y publicidad entender mejor el comportamiento de los consumidores y adecuar sus pautas publicitarias a los resultados obtenidos. Esto sirve, además, para apelar a las emociones del consumidor y, a sabiendas de cuál será su respuesta, satisfacer mejor sus necesidades. Al identificar la causa y el efecto que determinadas estrategias audiovisuales tienen en una persona, el neuromarketing puede prever su reacción y diseñar campañas publicitarias que se adecúen mejor a sus emociones. Así, esta disciplina permite, a través de la experiencia, conocer mejor el comportamiento humano y aplicarlo para obtener mejores resultados.

El neuromarketing es una novedosa disciplina que apela a los sentimientos y las emociones del consumidor en base al estudio de la neurociencia para elaborar campañas publicitarias que satisfagan las necesidades humanas. Apoyándose en técnicas de investigación que estudian el comportamiento cerebral, como las resonancias magnéticas y las encefalografías, el neuromarketing puede estudiar las reacciones a diversos estímulos y así prevenir cuál será el comportamiento frente a determinadas campañas publicitarias. De esta manera, se logran anuncios publicitarios que complazcan a los consumidores.

Comentarios