Foto: Pixabay//Dominio público

Se celebró hace unos días en Cartagena la primera Cumbre Ministerial Colombia-Caricom, con el fin de establecer y consolidar vínculos comerciales, culturales y de cooperación entre Colombia y los países del Caribe.

Entre los acuerdos que se firmaron durante la cumbre, cabe destacar el alcanzado entre el Canciller colombiano Carlos Holmes Trujillo y el de la Mancomunidad de las Bahamas, Darren A. Henfield. Se acordó fomentar las conexiones aéreas entre ambos países, y también entre Colombia y Bahamas con otros territorios de la región.

Esta es, sin duda, una buena noticia, ya que hará más accesible para los colombianos uno de los principales destinos turísticos del planeta. En la actualidad, existen vuelos entre Colombia y Bahamas desde ciudades como Bogotá, Medellín, Barranquilla, Cali o Cartagena, pero se espera que el tránsito sea todavía más fluido en el futuro. En unas tres horas -dependiendo de la escala o de la ciudad desde la que se vuele-, tenemos a nuestro alcance un auténtico paraíso terrenal.

Bahamas es uno de los países que forman las Islas del Caribe; un archipiélago de más de 700 islas de las que apenas un par de docenas están habitadas. Desde hace años se están llevando a cabo varias estrategias que apuestan por el turismo sostenible, más aún ante el reto de amenazas como el cambio climático, que no entiende de fronteras.

Foto: MaxPixel//Dominio público

Tradicionalmente, se ha asociado Bahamas al turismo de cruceros y de los viajes de luna de miel. Es cierto que sus puertos son de los más concurridos del mundo debido a las visitas de los cruceros, especialmente por la conexión con Miami en Estados Unidos, pero estas islas tienen mucho más que ofrecer.

La principal isla del país es Nueva Providencia (New Providence), donde se encuentra la capital, Nassau. Desde ahí se accede al que se ha convertido en uno de los grandes reclamos de las islas, el Atlantis Paradise Island. Este resort es fundamentalmente un complejo hotelero, pero también ofrece otros atractivos. Es posible visitarlo sin necesidad de hospedarse en uno de sus hoteles.

Foto: Wikipedia/Mariap234//CC BY-SA 4.0

Atlantis cuenta con varios lagos que albergan distintas especies animales, cascadas y piscinas, así como un enorme parque acuático, Aquaventure, y una zona, Dolphin Cay, en la que se puede nadar con delfines. Incluye también un campo de golf y el mayor casino del Caribe. La localización y los excelentes servicios del Atlantis Paradise Island hacen que este lugar sea sede de grandes eventos internacionales, como la celebración cada año del campeonato PCA de póker o del certamen de Miss Universo en 2009, lo cual supone un reclamo adicional.

Existen en Bahamas otras islas dedicadas en exclusiva al ocio. Una de las más llamativas es la de Castaway Cay, la isla privada de Disney en la que atracan sus diferentes líneas de cruceros y que hace las delicias de los más pequeños del hogar.

Isla Harbour, con su arena rosada, o Cayo Big Major, con sus famosos cerdos nadadores, son otras de las visitas imprescindibles para disfrutar de las mejores playas de Bahamas.

Foto: Pixabay//Dominio público

La riqueza natural de las Bahamas hace de este destino un lugar perfecto para tumbarse al sol y relajarse junto al mar, pero también para hacer deporte o explorar una región llena de historia y cultura.

En Bahamas se pueden visitar algunos vestigios de los pueblos originales de esta región, admirar la arquitectura de su pasado colonial, o sumergirse en una tierra que fue bautizada como La República Pirata. Hubo un tiempo, allá por el siglo XVIII, en el que la mayoría de la población de Nassau estaba conformada por piratas, alcanzando una proporción de 10 a 1.

Bahamas es un destino para todos. Un paraíso en el que todo el mundo puede perderse; grandes, chicos, acompañados, solos, los que buscan relax, los que quieren aventuras, los curiosos, los que solo quieren desconectar, etc.

El destino perfecto está mucho más cerca de lo que parece, y es fácil acceder a él. En estadías menores de 90 días, no es necesario visa de turista; la única precaución es estar vacunado ante la fiebre amarilla. Además de eso, de lo único de lo que hay que preocuparse es de disfrutar.

Comentarios