Hacer la siesta: lo que se debe y no se debe hacer

Las siestas no son solo para los niños. Es importante entender los pros y contras de hacer la siesta y cuál es la mejor manera de hacerlo.

1376

Si el sueño fue interrumpido en la noche y es necesario recuperarlo o simplemente se está buscando relajación, tomar la siesta es una excelente opción. Hacerlo en el momento incorrecto del día o por más tiempo de lo recomendado puede ser contraproducente para la salud.

Por personal de Mayo Clinic

¿Cuáles son los beneficios de la siesta?

Ofrece múltiples beneficios y así mejora la salud. Estos incluyen:

  • Relajación
  • Fatiga reducida
  • Mayor estado de alerta
  • Mejor estado de ánimo
  • Mejor desempeño, incluyendo capacidad de reacción rápida y mejor memoria

¿Cuáles son los posibles inconvenientes de hacer la siesta?

Esta actividad no es para todos. A algunas personas simplemente se les complica dormir durante el día o les cuesta trabajo dormir en lugares diferentes a sus propias camas, que es lo que generalmente se requiere. Puede también tener los siguientes efectos negativos:

  • Inercia del sueño: Las personas se pueden sentir mareadas o desorientadas después de despertarse.
  • Problemas para dormir en la noche: Las siestas cortas generalmente no afectan la calidad del sueño en la noche para la mayoría de las personas. Sin embargo, si la persona experimenta episodios de insomnio o la calidad del sueño en la noche disminuye, hacer la siesta puede empeorar estos problemas. Siestas largas o frecuentes pueden interferir con el sueño nocturno.

¿Cuándo se debe considerar hacer la siesta?

Se le puede brindar un tiempo si:

  • Se siente fatigado o tiene somnolencia inesperada
  • Va a tener una pérdida de sueño, por ejemplo, si ese día tiene un turno largo de trabajo
  • Quiere introducir las siestas planificadas en su rutina diaria

¿Es posible que un repentino aumento de necesidad de hacer la siesta indique un problema de salud?

Si últimamente la está necesitando hacer y no hay una posible causa que se le pueda otorgar a esa nueva fatiga, se recomienda comentarlo al médico de cabecera. Puede estar tomando un medicamento que le produzca esto, tener un desorden en el sueño o incluso una condición médica que está interrumpiendo el sueño en la noche.

¿Cuál es la mejor manera de hacer la siesta?

Para sacarle el mayor provecho, siga los siguientes consejos:

  • Debe ser corta: El tiempo ideal es entre 10 y 30 minutos únicamente. Entre más larga sea, mayor es la probabilidad de sentir mareo o desorientación al levantarse.
  • Tomarla en las tardes: El mejor momento del día es usualmente después del mediodía, alrededor de las 2 o 3 de la tarde. Este es el momento en el que se experimenta la somnolencia después del almuerzo o un estado de alerta menor. Adicionalmente, las siestas que se toman a esta hora interfieren en menor medida con el sueño nocturno. Se debe tener presente que factores individuales – como la necesidad de dormir y el horario que se tiene establecido para esta actividad – pueden también jugar un papel determinante en el momento ideal para una.
  • Hágalo en un ambiente de descanso: Haga la siesta en un espacio donde no haya ruido y preferiblemente en un lugar oscuro con una temperatura cómoda y pocas distracciones.

Después de la siesta, se debe apartar un tiempo para despertarse del todo antes de continuar con las actividades del día –particularmente para aquellas que requieren atención y respuesta rápida y aguda.

Debes leer: 7 Señales de que has encontrado a la mujer indicada

7 Señales de que has encontrado a la mujer indicada

Debes leer: Ketchum Conexiones

Comentarios

8 Comentarios