A diferencia del hombre, la mujer necesita buen tiempo para desarrollar la fase de excitación plena. Este proceso, alimentado por besos, caricias y otros estímulos sensoriales, puede durar cinco, diez, quince, veinte minutos o más (depende de cada dama). Por otra parte, investigaciones científicas sostienen que la mujer necesita sentirse cómoda, segura y relajada para poder disfrutar plenamente una relación sexual. Lo paradójico es que muchos caballeros ignoran todo esto: ni dedican tiempo a la fase de excitación de su compañera ni son capaces de brindarle la seguridad necesaria. Aceptar y entender estas condiciones puede cambiar totalmente el escenario sobre la cama. ¿Qué otras necesita saber el hombre?

PREVIOS HÚMEDOS
El sexo oral es uno de los métodos más efectivos para lograr que la mujer llegue al orgasmo. Eso sí, encontrar la combinación precisa de movimientos requiere labores de prueba y error. Y, sobre todo, comunicación sin tapujos. Un tip para enriquecer el cunnilingusconsiste en que el hombre introduzca un dedo en la vagina de su pareja, al mismo tiempo que usa la lengua para estimular el clítoris de ella. Asimismo, es una buena oportunidad para buscar el Punto G, área que, según el testimonio de varias afortunadas, puede proveer potentes orgasmos.

ROCES SUTILES
Mito: la penetración es la mejor manera para provocar un orgasmo femenino. Realidad: solo una de cada cuatro mujeres puede dar fe de ello. ¿Y el resto cómo hace? Pues, mediante el clítoris. En vista de que es un órgano muy sensible, la pareja debe buscar los movimientos apropiados para propiciar su estimulación. Bien puede ser mediante el roce de la pelvis del varón o de manera directa (usando las manos). Si la mujer se coloca encima del hombre durante la penetración, podrá controlar los movimientos hasta conseguir el clímax.

UN POCO DE RUDEZA
En el punto anterior hablamos de la especial sensibilidad del clítoris. Sin embargo, hay mujeres que requieren de una estimulación intensa y directa de dicho órgano para llegar al orgasmo. En vista de que mantener la intensidad y la presión puede ser agotador, el uso de un vibrador resulta ideal.

HACIENDO FUERZA
Otro método que facilita la llegada de un clímax y hasta incrementa la intensidad del mismo radica en los ejercicios de Kegel. Consiste en una rutina de contracción de los músculos pélvicos femeninos, la cual debe realizarse a lo largo de varias semanas (entre cuatro y seis, aproximadamente). Para conocer en detalle este ejercicio, consulte con un especialista en terapia física y sexual.

CONSEJOS

– La comunicación sin tapujos es la clave para una vida sexual plena. ¿Cómo saber qué le gusta a cada uno si no se habla? En el caso del orgasmo femenino, cualquier indicación es bienvenida.

– La autoexploración es una herramienta válida. Saber cómo, cuándo y dónde estimular es un conocimiento que también se adquiere de manera solitaria.

FUENTE: peru21

Comentarios