Imagen: El confidencial

No es el título de una nueva película: algunos estudios científicos demuestran que ser muy atractiva puede reducir las posibilidades de una mujer de conseguir un trabajo y también aumentar el riesgo de que la crean culpable de un delito violento.

A poca gente se le ocurre pensar que la hermosura femenina tenga contratiempos, como no sean los de soportar el asedio de los cazadores de autógrafos o de la ‘prensa del corazón’, en el caso de las famosas, o aguantar las miradas cargadas de deseo y fantasías, de los hombres que se cruzan en su camino, en el caso de las mujeres igualmente atractivas pero menos célebres.

A veces es preferible pasar un poco inadvertida en vez de no dejar indiferente a nadie, según se deduce de un trabajo de la Universidad de Granada, UGR, en España, según el cual la belleza de una acusada puede influir injustamente en la percepción de su culpabilidad por parte de quienes la evalúan.

La investigación de la UGR, basada en las encuestas realizadas a un grupo de policías (153 hombres y 16 mujeres) indica que, en los delitos de violencia de género en los que la mujer ha matado a su maltratador, si la acusada es una persona atractiva, quienes la investigan suelen atribuirle una mayor responsabilidad en el crimen.

La belleza también tiene otro lado feo, como sugiere un estudio israelí, según el cual las candidatas a una oferta de empleo que son llamativamente bellas deberían evitar poner su foto en su currículum vitae (CV), porque su atractivo juega en contra de sus posibilidades de ser contratadas.

Para los investigadores Bradley Ruffle, de la Universidad Ben Gurion de Negev, y Ze’ev Shtudiner, del Centro Universitario Ariel de Samaria, ello puede deberse a que las mujeres tienden a no contratar a otras mujeres guapas por temor a que se conviertan en “futuras rivales” a las que podrían tener que enfrentarse.

“Crecer profesionalmente es más duro para una mujer si es muy guapa”, han señalado los autores del trabajo.

FUENTE: telemundopr

Comentarios