Hace 60 años se grabó “Very, Very Well”, el primer rock and roll hecho en Colombia. Hace 50 años Los Speakers produjeron un disco de otro planeta, inspirado en la psicodelia británica. Hace 40 años Crash mantuvo viva la llama del rock en el país.

Hace 30 años Medellín era la ciudad más rockera, se celebró el Concierto de Conciertos y el rock en español nos conquistó. Hace 20 años Rock al Parque demostró que Bogotá estaba preparada para grandes gestas. La Causa Nacional es una extensa crónica sobre la llegada, auge, desarrollo y consolidación del rock en Colombia y el contexto de su evolución.

El lector encontrará testimonios de músicos, mánagers, lanzadiscos o disc jockeys, promotores de conciertos, directores y dueños de medios de comunicación, gestores y directores de festivales de rock, ingenieros de sonido, cazatalentos y dueños de disqueras, vendedores de discos, dueños de bares y discotecas, periodistas y coleccionistas. Todos ellos ayudan a construir una mirada global e incluyente del desarrollo del rock nacional. Un homenaje a visionarios, emprendedores, soñadores que decidieron vivir del rock en un país tropical. Una causa justa, una Causa Nacional.

“La historia del rock en Colombia ha estado llena de escollos, maltratos, alegrías, informalidades, exilios, deserciones y vacíos en su memoria; también de grandes gestas y logros artísticos de la mano de hombres que decidieron luchar por un arte ajeno a las tradiciones locales. El contexto social de finales de los años 50 e inicios de los 60 determinó gran parte del proceso de consumo, apropiación e influencias del movimiento en nuestro país. Un proceso que históricamente ha estado poco documentado y que ha dependido de la memoria de sus protagonistas. Son ellos la fuente directa para reconstruir una historia que empezó con la necesidad de apropiar un sonido ajeno a la voz y los deseos de unos jóvenes con ganas de expresar algo desde el arte y la música. Jóvenes que en un principio solo querían imitar, más que crear. Tenían un espejo de ilusiones que les daría la satisfacción de crear. Ninguno de ellos tenía claro cuál sería su alcance.

De la historia del rock en Colombia no existen documentos oficiales de la época que relaten el desarrollo del rock en el país. Ningún historiador exploró este fenómeno. Salvo algunos esfuerzos privados, aislados y desarticulados de la cadena del libro, como los libros de Umberto Pérez (publicación de Idartes) y Hernando Cepeda Sánchez (publicación de la Editorial Universidad del Rosario) o esfuerzos puntuales desde la academia como la investigación para la Universidad Nacional de Colombia por parte de Egberto Bermúdez (Los discos de The (Los) Speakers (1966-68) y el surgimiento del pop/rock en Colombia. 2016), blogs especializados como el Blogotazo, de Andrés Ospina; algunas colecciones publicadas en medios como la famosa discografía de La Prensa que armaron Mario Jursich y Eduardo Arias, además de algunas iniciativas editoriales por revivir momentos o historias de bandas como Los Yetis, Aterciopelados, I.R.A. y Kraken, el desarrollo de la música rock en Colombia no ha sido documentado con propiedad, especialmente desde el sector público, donde no existe un archivo audiovisual y hemerográfico propiamente curado y organizado.

Dentro del acervo hemerográfico hay una gran cantidad de notas de prensa que dieron cuenta de algunos sucesos relevantes como conciertos, lanzamientos, grescas o visitas de artistas internacionales al país que solo son de conocimiento cuando algún ratón de laboratorio decide ir en busca de ellos a alguna biblioteca pública. Siempre con la mirada prevenida y conservadora hacia un ritmo que en ciudades como Medellín, hasta los primeros años de la década del 60, era visto como la música del demonio. Así que por fortuna contamos con la memoria de estos héroes soñadores y gracias a ellos hoy podemos reconstruir gran parte de un capítulo fascinante y complejo en la historia cultural del país, sin la necesidad de apelar a una verdad absoluta. Pues así como la música y cualquier manifestación artística dependen de la sensibilidad individual, en este caso la verdad será relativa y acorde a las vivencias y los recuerdos de cada uno de los personajes que hicieron parte de ese momento”. Jacobo Celnik, en la introducción al libro.

 

Jacobo Celnik

(Bogotá, 1979). Escritor y periodista. Ha publicado los libros Rockestra (Taller de Edición Rocca, 2013), Satisfaction (Aguilar Colombia y México, 2015) y Bob Dylan. A las puertas del cielo (Libros Semana-EPM y Taller de Edición Rocca, 2017). Es Jefe del departamento de Lenguaje del Colegio Colombo Hebreo de Bogotá y docente universitario. Es conferencista de El Club El Nogal y de la Agenda Cultural del Gimnasio Moderno. Escribe habitualmente en la revista Arcadia, en la revista Hashavua y es columnista de la separata Generación del diario El Colombiano de Medellín. Fue Coordinador Cultural y Director de Relaciones Públicas del Fondo de Cultura Económica Filial Colombia y Siglo del Hombre Editores.

Debes leer: Así evolucionaron los zombis en 100 años

Así evolucionaron los zombis en 100 años

Fuente: Penguin Random House

Comentarios