El incendio que fundó la marca de esmaltes más grande de Colombia

Luego de un incendio que arrasó con la fábrica de Cerescos, nació Masglo la marca de esmaltes más grande de Colombia.

483

Cerescos S.A.S., compañía propietaria de las conocidas marcas de esmaltes Masglo y Admiss, inició en el año 1983 fundada por el administrador de empresas Luis Arévalo Cuellar, quien lo hizo bajo el principal objetivo de evitar la sedimentación en los esmaltes, mejorar la producción y entregar un producto con altos estándares de calidad.

Es así como la historia de Cerescos se dividió en dos grandes episodios: el primero “la incertidumbre”: en el año 1990 se produjo un incendio que acabó con toda la fábrica de Cerescos, la cual estaba ubicada en la Cra 39 con Calle 78, a raíz de este hecho decidieron alquilar una bodega en la carrera 64  donde desde ese entonces y hasta ahora se encuentra el laboratorio y producción de esmaltes. En aquel momento contaban con 30 empleados y colaboradores.

“El incendio fue provocado por un accidente donde un celador estaba utilizando diluyente y sin darse cuenta lo roció con compuestos químicos del laboratorio, al hacer contacto hicieron chispas lo que generó el incendio. A pesar  que el incendio acabó con todo lo que había en la fábrica, no provocó daños mayores a ninguno de nuestro personal del equipo”. Luis Arévalo Cuellar, Fundador y Socio Cerescos Ltda.

A este lamentable hecho se le sumó la pérdida del 80% de grandes clientes potenciales como Jolie de Vogue y Yambal debido a la apertura de todas las importaciones, y a la llegada de nuevos proveedores internacionales al país; situaciones que llevaron a la compañía a elegir entre dos alternativas: cerrar la empresa o crear marca propia.  

El segundo episodio que marcó la historia de Cerescos “El renacimiento”: a raíz del incendio y de la pérdida de la mayor parte de sus clientes, Cerescos creó su propia marca en 1993, Masglo, que significa Mas Glow, Mas brillo, lo hizo con el fin de hacer frente a la crisis económica de la compañía que no garantizaba su permanencia en el mercado. A pesar de tener tan solo 20 colores, estos se caracterizaban por una alta calidad lo que hacía que fuesen elegidos entre las manicuristas, “ya que los demás productos se sedimentaban y los de Masglo no”. Luis Arévalo Cuellar.

Inicialmente Masglo era un equipo muy pequeño, conformado por un mensajero que hacía las veces de asistente de laboratorio, una ingeniera química y un servidor que hacía de visitador a los clientes, estaba en el área comercial y relacionamiento con el mercado. “En este campo descubrí la importancia del trabajo colaborativo, de aceptar la diferencia y escuchar al otro, lo cual es una fórmula de éxito, que he venido promoviendo inclusive en el sector educativo como presidente de la Fundación Convivencia desde hace más de 30 años”.

Masglo, desde sus inicios quiso apostarle a la venta directa con las manicuristas, el cual hoy día sigue siendo su público objetivo, dándoles el lugar que les corresponde, reconociendo el trabajo que hacen día a día con sus manos; a través de eventos anuales creados para ellas, con el fin de elevar su autoestima, con capacitaciones permanentes a nivel nacional y regional.

 “Para mí Cerescos y su marca Masglo, es haber formado una familia donde todos somos amigos del trabajo, de vida, de lucha. Quienes apuestan su vida, dan lealtad y trabajan con mucho amor y dedicación por ver la marca posicionada en un alto nivel”. Luis Arévalo. La nueva administración iniciada en el mes de julio de este año, retomó los proyectos de mercadeo anteriores y fue así como salió al mercado Masglo Salón, que es una innovación en esmaltes para manos y pies.

Fuente: Cerescos

Debes leer: 9 trucos para que tu casa se limpie sola

Comentarios