Antes de relatar mi historia, ropa interior quiero decir que este experimento lo hice exclusivamente con fines didácticos; decidí que sería una buena idea intentarlo al menos una vez en mi vida.

Porque, aclaro, todos los días uso calzones: cuando me voy a dormir, uso calzoncitos y, después de bañarme, me pongo unos limpios. Sólo que siempre quise saber qué se sentía y ahora lo sé. Comparto mi historia con ustedes.

anigif_enhanced-13662-1399471806-11

Preparación previa:

La investigación para este artículo comenzó con el sábado. Obviamente, no me iba a arriesgar a ir a la oficina sin calzoncillos, así que elegí el fin de semana para no traer ropa interior.

Sábado en la mañana

Mi novio y yo nos levantamos como a eso de las 10 de la mañana y nos preparamos para ir al mercado. Yo estaba consciente de que ese día sería el día del experimento, así que me puse un maxi dress de rayas blancas con azul que me gusta mucho, pero que por más que lo intento, no puedo disimular la marca de la ropa interior.

ropa interior
ropa interior

Fuente: Flickr

Antes de ir al mercado

Entonces, cuando ya estábamos a punto de irnos, regresé al cuarto y me quité mis calzoncitos. ¡Al fin! Ya estaba liberada del yugo calzonil y la molesta marca había desaparecido: ahora el vestido se me veía mejor que antes.

ropa-interior-2
ropa interior

Fuente: Ken’s Camera

En el trayecto al mercado

Estaba un poco nerviosa, ¡era la primera vez que andaba en la calle sin calzones! y esto era lo que pasaba por mi mente: “¿Y si la gente lo nota?, ¿qué tal si se me transparenta el vestido y se me ve T O D O?; seguro mi novio se dio cuenta y ahora él también se va a morir de vergüenza; ¿y ahora?, ¡Ya no me puedo regresar!, etc.

lies-kids-tell-parents-10

Pero hasta ese momento, mi novio no había mencionado nada al respecto. Y, en cuanto a la demás gente, nadie me miró de manera sospechosa mientras caminaba. Eso me relajó muchísimo, pero seguía a la defensiva.

ropa interior

Dentro del mercado

¡Ahora sí! –pensé– “Seguro los vendedores harían muecas extrañas al verme y la señora que va con su hijo, se alejaría asustada y me reprobaría con la mirada. ¡Seguro!”

Pero ya estábamos a punto de terminar las compras y nadie, absolutamente nadie, estaba enterado que no llevaba ropa interior.

Que, por cierto, la sensación de frescura era superior. En verdad, me sentía completamente cómoda sin calzones. Caminaba y ninguna tela de algodón se entrometía en mis asuntos, ni tampoco sentía calor ni incomodidad.

anigif_enhanced-26817-1393275011-9

Camino a casa

Al ver que a todo mundo le importaba muy poco que yo no trajera pantis, comencé a relajarme. Me dediqué a hablar con mi amorcito sobre cosas ligeras, mientras yo me sentía más liviana, sin ataduras.

Ya en la casa

Cuando llegamos a la casa, guardamos las cosas y, como habíamos comprado unas plantitas, salimos al patio a hacer labores de jardinería. Cuando me agaché en cuclillas, mi novio se dio cuenta que no traía ropa interior y me lanzó una mirada de sorpresa combinada con otra de coquetería.

tumblr_inline_nq04vaXl8c1tp8niu_500

La verdad es que estaba tan a gusto, que se me había olvidado por completo que no llevaba calzoncillos, así que cuando él se dio cuenta, yo recordé el experimento. Lo que pasó después no lo puedo contar, pero sí puedo decir que no llevar ropa interior es una excelente idea cuando estás con tu pareja (guiño, guiño).

Al final del día

El hecho de no usar ropa interior todo un día, me hizo darme de ciertas cosas y extraer algunas conclusiones:

  1. Nadie se da cuenta que no traes ropa interior. Ni siquiera con un vestido blanco con rayas azules se nota. Eso sí, procura que sea largo.
  2. Andar por la vida sin calzoncillos es una especie de complicidad contigo misma, porque hay algo en ti en ese momento que transgrede la normalidad, pero sólo tú lo sabes. Y eso lo hace divertido.
  3. Es lo más cómodo del mundo. Yo pensé que sería horrible y que sufriría de rozaduras o infecciones y nada de eso pasó; al contrario, me sentía fresca y libre.
  4. Sí lo volvería a hacer. Me sentí muy bien de hacerlo y por supuesto que lo repetiría, aunque sigo pensando que no lo haré en horarios de trabajo.

¡Inténtalo y libérate!

 

 

FUENTE: mujerde10

Escrito por: 

Valeria Ávila

@val_avila

Comentarios