El Parque Simón Bolívar se convirtió en el  escenario en el que miles de hoppers compartieron con la ciudad, una vez más, su forma de ver el mundo, de contarlo y de vivirlo es la imagen que queda para la historia de un festival que se ha superado a sí mismo en cada versión.

Aquí las imágenes que nos deja el festival, junto a sus asistentes:

Una vez más los aerosoles, el graffiti, el rap, la variedad de ritmos de un género en evolución, el breakdance, sus bailarines  y el furor de las consolas se tomaron este escenario y celebraron un festival que además de música le dejó a la ciudad tres días de esparcimiento en los que los jóvenes bogotanos demostraron que son capaces de crear entornos fortalecidos por la paz y la convivencia.

Y es que una de las vitrinas más codiciadas por los hoppers colombianos  y extranjeros, albergó en esta ocasión a 39 agrupaciones nacionales e internacionales entre MC y DJ y 13 agrupaciones de danza, demostrando que el hip hop es cultura de paz.

Así, la décimo novena versión del festival urbano de los bogotanos fue, sin duda, la expresión de un movimiento que va mucho más allá del espectáculo  porque es una cultura, una forma de vida, un proceso social que nace en el barrio, en la cuadra, allí donde  la libertad y el arte se compactan para generar alternativas y oportunidades que de otro modo, tal vez no estarían presentes.

“Hip Hop al Parque es el laboratorio artístico, cultural y social más fascinante y a la vez  más complejo de la ciudad”, señaló Santiago Trujillo director general del Instituto Distrital de las Artes, Idartes, destacando el trabajo y el compromiso de quienes hacen parte de un movimiento de artistas que luchan diariamente por demostrarle a la sociedad que están aquí para construir ciudad, para hacerse escuchar y para expresarse a través de sus rimas.

El director del Idartes resaltó el trabajo de los 100 líderes del Crew de paz que han hecho parte integral de este festival desde las localidades,  así como de las 24 escuelas de hip hop que recibieron apoyo institucional, las cuatro versiones del diplomado de Culturas Urbanas en alianza con la Universidad Pedagógica, la creación de más de 65 intervenciones de arte urbano en los principales corredores de la ciudad y más de 50 líderes apoyados en 2014 y 2015.  “En estos cuatro años realizamos las versiones más concurridas del Festival Hip Hop al Parque y trajimos a la ciudad a los artistas más importantes del género”, afirmó.

Porque de eso se trata, de inclusión, de convivencia, de reconciliación  y de tolerancia. Así lo dejaron claro los grupos que pasaron por la tarima y que como “Nazari Sound” levantaron la voz para invitar a los jóvenes a fortalecer en sus valores. “Muchas veces pensamos que no hay salida y vemos las puertas cerrarse pero siempre  habrá un día mejor”, dijo Juan Nazari al bajar del escenario.

“Tenemos el poder de la palabra que es un poder gigante”, afirmó a su turno Takuma, una de las voces de “Aerophon Crew” explicando que su banda se preocupa por difundir un mensaje positivo y espiritual porque sabe que hay miles de niños recibiendo el mensaje.

El respeto, la hermandad y el disfrute del arte fueron también protagonistas en el escenario de las competencias de la Batalla Internacional Vía Alterna que  ganó el equipo francés Infamous Crew, dejando en un segundo lugar a Havikoro Crew de Estados Unidos y en un tercero al equipo colombiano.

“Venimos directamente desde Los Ángeles a traerle amor, paz y respeto a la comunidad hip hop de Colombia” dijo enarbolando la bandera tricolor XZibit, el rapero estadounidense más esperado de la jornada, poco antes de pedirle a un público emocionado -con el que logró una enérgica conexión- que levantara las manos al cielo haciendo el signo de la paz y enviara un mensaje fraternal a las víctimas de los ataques terroristas en París.

Así, en paz  y con un balance positivo, concluyó este evento multitudinario que fue un éxito gracias al trabajo articulado entre el Idartes, la Secretaria de Gobierno y todas las entidades que conforman el Puesto de Mando Unificado, que se unieron para garantizar la seguridad y promover la convivencia desde el arte. Con 3900 efectivos la Policía Metropolitana de Bogotá duplicó este año su personal al servicio del festival en una acción que se vio reflejada en la ostensible disminución de los actos delictivos.

La organización del festival contó además en el campo con 70 gestores de convivencia,100 personas del Proyecto Misión Bogotá, 810 operadores  logísticos, 165 auxiliares de enfermería, 4 módulos de estabilización, ambulancias y profesionales médicos listos para atender todo tipo de eventualidades.

Así se despidió la XIX versión de un festival ya maduro que espera llegar a su veintena, porque el Hip Hop no se limita, ni se calla, evoluciona y crece para estar siempre presente.

FUENTE: IDARTES

Comentarios