Hay equivocaciones más problemáticas que determinados problemas de salud, y no necesitan tratamiento médico. Con aprender de tus fallos bastará para disfrutar de una vida sexual plena.

No tiene nada que ver con su potencia sexual o aguante en la cama. No hablamos de problemas de disfunción, tamaños de pene fuera de la media, eyaculaciones precoces o cualquier otra preocupación masculina universal.

Casi nunca se dan cuenta, pero a menudo los hombres cometen errores en la cama que apagan la excitación de su pareja y el polvo se termina convirtiendo en un calvario. Hay equivocaciones bastante más problemáticas que determinados problemas de salud, y no necesitan tratamiento médico. Con un poco de sentido común y un uso adecuado de sus neuronas para detectar el momento en el que cometen alguno de estos siete errores, bastará para mejorar encarecidamente su vida sexual.

Error 1: Directos a la cama

La mayoría de los hombres piensan que la cama es el lugar perfecto para hacer el amor, pero no siempre es así. Tal y como explica el terapeuta sexual Ian Kerner en ‘Deccan Chronicle’, “los hombres se excitan tan rápido como la luz, pero se necesita tiempo para que las mujeres se pongan a tono”. De ahí la importancia de los comúnmente obviados preliminares.

Cientos de mujeres en el mundo fingen los orgasmos y una de las grandes causas para hacerlo es animar para que el acto termine cuanto antes

Tampoco hay que volverse locos y hacer un recorrido por todas y cada una de las zonas erógenas femeninas, como recuerda Kerner, con dar un simple abrazo durante 30 segundos se incrementan los niveles de oxitocina. La conocida como la hormona del amor y la felicidad, aporta a las mujeres una sensación de conexión y confianza con la otra parte bastante más estimulante que la de acoso y derribo para ir directos a la cama. Como se suele decir, no se puede fregar el suelo sin haber barrido antes. Lo mismo, pero aplicado al encendido previo de la mujer que se os presenta al lado.

Error 2: No pensar en lo que le pueda apetecer

“Siempre es mejor preguntar a su pareja por el camino que recorrer durante las relaciones sexuales”, asegura Kerner. Cientos de mujeres en el mundo fingen los orgasmos y una de las grandes causas para hacerlo, al margen de no decepcionar ni herir a sus parejas, es precisamente animar para que el acto termine cuanto antes. Se aburren, les molesta o no están sintiendo demasiado placer. Pero se callan. “Nunca dudéis en preguntar a la otra persona cómo se siente o si quiere probar algo diferente o seguir con determinado juego un poco más”, recomienda el experto.

¿Te quedas con esta cara en demasiadas ocasiones? Ponle las pilas. (iStock)
¿Te quedas con esta cara en demasiadas ocasiones? Ponle las pilas. (iStock)

Error 3: Usar siempre las mismas tácticas

Está fenomenal que hayas encontrado una postura en la que consigues que ella llegue al orgasmo o que conozcas qué preliminar no falla nunca para ponerla a tono. Pero no abuses, así solo consigues que el sexo sea aburrido y rutinario. Ni siempre les excita igual que les mordisqueen los pezones ni con acariciar su muslo interior encendemos la maquinaria. Hay que probar cosas nuevas para conseguir que la sorpresa forme parte de la excitación y, sobre todo, estar al tanto de sus gemidos y expresiones para saber si la alternativa del día está funcionando correctamente.

Error 4: Excitación física bien. ¿Y la mental?

El objetivo principal de los hombres suele centrarse en la estimulación previade la fémina a nivel físico, y no son precisamente pocos los que se olvidan de la mental. Ni qué decir que las mujeres fantasean mucho durante las relaciones sexuales, excitarlas verbal o textualmente, por ejemplo, enviándoles algún mensaje subidito de tono antes del encuentro carnal y comunicándonos durante, ayudará mucho más que centrarse únicamente en palmearle el trasero o agarrar sus senos.

Error 5: El coito le llevará al orgasmo, fijo

Por lo general, en la mayor parte de las posturas sexuales basadas en la penetración no se estimula el clítoris. No es que las mujeres tan solo disfruten de orgasmos clitoridianos, pero hay que empezar a asumir que los vaginales son bastante anodinos y centrarnos únicamente en el placer vía coito puede resultar aburrido y poco satisfactorio.

Los hombres se excitan tan rápido como la luz, pero se necesita tiempo para que las mujeres se pongan a tono. De ahí la importancia de los preliminares

Es más, los expertos aseguran que a través del sexo oral se consiguen muchos más orgasmos que con el coito. Si te empeñas en llegar al clímax a través de la penetración, no es ninguna mala idea introducir en escena un vibrador que pueda estimular su clítoris a la par. Pese a que a muchos les cuesta convencerse de ello, los juguetes sexuales son grandes aliados y no van a eclipsarte.

Error 6: ¿Sedu qué? La importancia de la atracción

“Si sueles saltarte este paso, seguramente tendrás una vida sexual aburrida”, sentencia Kener, quien recuerda que la seducción juega un papel muy importante, “a veces, incluso más que la técnica”. Remitiéndonos al cuarto error, no hay que seducir a través del roce físico, el visual, oral y mental pueden dar incluso mejores resultado. Hazle saber que es sexy y demuestra los motivos por los que deseas practicar sexo con ella.

Error 7: Obsesionados con el clítoris

Bien, ya te has enterado de que la inmensa mayoría de las mujeres son clitoridianas y que alcanzar el punto G puede ser casi tan complicado como acertar el euromillón. Pero tampoco vayas a tiro hecho y te centres únicamente en ‘activar’ el botón del placer. “Prestar demasiada atención a la parte superior de la vulva puede aniquilar todo el placer. Es una zona muy sensible y estimularla demasiado incluso puede hacerle daño”, advierte el experto.

 

FUENTE: ElConfidencial

Comentarios