Todos los amantes y aficionados del café, saben que para conseguir un buen café se requiere algo de
ciencia y dedicación, lo que muchos no saben, es qué un buen café puede preparase perfectamente en
la casa. Por eso hoy Amor Perfecto, quiere compartir con todos la guía del buen café, diseñada
especialmente para que todos puedan disfrutar de un buen café y de los aromas y sabores que ofrece
ésta exquisita bebida.

Guía para un buen café en casa, por Amor Perfecto:

  1. El café es mejor en grano: comprar el café en grano y tener un moledor en casa ayuda a
    mantener el café fresco y preservar sus aromas y sabores, ya que el café previamente molido
    se oxida más rápido y por lo mismo tiende a perder más rápido su aroma y sabor. Además algo
    que no todos saben, pero es de suma importancia para los baristas, es que el tipo de molienda
    afecta directamente la preparación del café que se quiere preparar, así que poder manipular la
    textura del molido en casa ayudará a generar mejores resultados.
  2. El tipo de molienda: es importante tener en cuenta que la finura de la molienda cambiará el
    resultado de la preparación del café, por lo que se recomienda crear una molienda gruesa entre
    más tiempo de contacto tenga el café con el agua durante la preparación de su café, como una
    prensa francesa, mientras que si se trata de preparar un espresso, la molienda deberá ser
    mucho más fina. Es importante tener en cuenta que la molienda sea homogénea, para que las
    partículas de café se extraigan de igual forma.
  3. El Agua: Es importante tener en cuenta que el 98% de la bebida es agua, por lo que ésta debe
    ser lo más cristalina posible, los expertos recomiendan que sea de PH7. Para conseguir la
    pureza del agua es recomendable tener un filtro de agua de carbono activado, que garantiza
    una mejor calidad de agua.
  4. Frescura del empaque: Es importante revisar siempre la fecha en la cual el café a preparar fue
    tostado. Entre más reciente sea la fecha mejor será el resultado, sin embargo es bueno dejar
    pasar unos días, ya que el café recién tostado libera unos gases los cuales hacen que el sabor
    sea más volátil. Un consejo es comprar café que venga en empaque con válvulas
    desgacificadoras.
  5. La temperatura: es recomendable preparar el café entre 90°C y 96°C. Es importante tener en
    cuenta que café tiene, sí éste tiende a ponerse amargo la temperatura debe ser lo más cercana
    a fría es decir cercana a los 90°C, mientras que si tiende a ponerse agrio, el agua debe usarse
    más caliente, es decir tirando más a los 96°C.
  6. El almacenamiento: El café se debe guardar en un lugar fresco y alejado del sol. Así mismo
    debe mantenerse bien sellado. Lo ideal es mantenerlo en su empaque original y bien sellado
    para minimizar su contacto con el oxígeno, y mejor aún si éste se introduce en un recipiente
    hermético, esto con el fin de mantener su calidad al máximo.
  7. Éste paso es opcional, pero si se tiene una balanza en casa y ya se es prácticamente un sensei
    del café, se puede medir la relación de café-agua y ser aún más exacto en la preparación del
    café. Se debe tener en cuenta que un gramo de café afecta por completo el resultado final. Lo
    ideal es usar entre 5 y 10 gramos de café por 100 mililitros de agua. Sin embargo, esto puede
    variar según el método de preparación y la receta.
  8. El tiempo de consumo: un café preparado debe ser consumido al momento. Al recalentar el
    café salen toxinas que dañan su sabor y beneficios.
  9. Finalmente el último paso pero no por eso el menos importante, se deben mantener limpios
    todos los utensilios, sino será imposible preparar un buen café. Esto con el fin de evitar que se
    acumulen rastros y sedimentos del café, los cuales más adelante pueden generar sabores
    indeseados.

Fuente: Colectivo

Debes leer: Memes que matarán de risa a los amantes del arte

Memes que matarán de risa a los amantes del arte

Comentarios