EL LADO SALVAJE DE BOGOTÁ

417

Para los buenos paladares conocedores de la oferta japonesa, Salvaje se ha convertido en uno de los mejores referentes de la ciudad.

Este fenómeno se inició con su primer restaurante en la ciudad de Panamá y ha atraído a artistas y famosos. Sus exquisitos platos asiáticos se mezclan junto a diversas técnicas de todos los rincones del mundo.

¡En este restaurante van a alucinar! No solo por su deliciosa gastronomía sino por toda la experiencia que Salvaje ofrece a sus comensales. Desde música en vivo, magia y una excelente atención, este restaurante se ha convertido en un lugar imperdible para los bogotanos amantes del buen comer.

No solo lo decimos nosotros, lo dicen todas las personas que salen maravilladas de allí.

De América a Europa, el Chef Fermín Azkue tuvo una trayectoria gastronómica que lo llevó a participar en varios de los mejores restaurantes del mundo, incluyendo Dinner by Heston Blumenthal en Londres, restaurante galardonado con dos estrellas Michelin.

Más tarde su viaje lo llevó a convertirse en Executive Chef para Makoto Latinoamérica, lugar donde crece su pasión por la gastronomía japonesa, esto lo inspira a emprender un nuevo camino lleno de creatividad culinaria, SALVAJE.

¡Así que solo tienes que acomodarte y disfrutar como un loco con lo que vas a disfrutar!

Para empezar, te recomendamos probar los Edamames glaseados en salsa Sakura con cilantro y katsuobushi. De plato fuerte no puedes dejar de probar el Short rib, un espectacular asado de tira ahumada por 12 horas… YUUUMMMM..  se nos hace agua la boca de solo recordar estos sabores. Otro imperdible es el Roasted Branzino, lo traen desde una finca orgánica estadounidense y lo sirven grillado en hojas de bambú, ¡una delicia!

Imposible no tomarse un buen cóctel en Salvaje, recomendamos el Vikingo, este cóctel está hecho con Ginegra macerada en frutos rojos y Amretto, jarabe de eucalipto y jugo de limón.

Y nuestro favorito: Desperado, un espectacular cóctel hecho con tequila Don Julio blanco, Mezcal Monte Lobos, zumo de limón y sirope de lulo. Si después de todas estas delicias quieres terminar está fantástica experiencia con un excelente postre, recomendamos el Creme Brulee, fusionado con naranja con almendras, frutos rojos y helado casero de vainilla.

Todo esto lo disfrutas en un espacio arquitectónico igual de exquisito a su comida. 

¡SALVAJE es un restaurante  obligado a visitar!

Comentarios