Mucho se habla hoy en día de cómo cuidar el cuerpo, de los tratamientos de belleza más efectivos y de cómo conservarse joven por un tiempo prolongado. Pero nos olvidamos del cuidado del cerebro, una parte importante de nuestro cuerpo que, si no le prestamos atención,  de poco nos servirá aunque parezcamos 10 años más joven en el futuro.

Pero tranquilos, para mantener una mente joven solo es necesario seguir unos sencillos consejos, ni tendras que gastar dinero en productos milagrosos ni pasar horas entrenando en un gimnasio cerebral. Empezar a incorporar una serie de rutinas para tener nuestra cabeza en buen estado, nos ayudará a mantenerla por más tiempo joven y ágil, y a parecer, en el futuro, un recién graduado en la Universidad.

Sé optimista

Ya hay estudios que confirman que la gente optimista vive más que la pesimista. Incluso, hay investigaciones que indican que el desánimo puede acelerar el envejecimiento.  Tómate las adversidades como algo pasajero, haz balance de tu vida y elimina aquellas cosas que no te hagan feliz. No te conformes y lucha por alcanzar tus objetivos, pero mientras dura el proceso, disfruta con las pequeñas cosas que te dan alegría en tu día a día. Ríe y rodéate de la gente que te haga bien, mientras que debes espantar de tu lado la gente con la que no te sientas cómodo. Una mente contenta es más fuerte y capaz de afrontar con éxito el día a día. Una de las cualidades que nos ayudará a mejorar nuestro optimismo, es trabajar nuestra autoestima. La escala de autoestima de Rosenberg es un test con el que conocer nuestro nivel de satisfacción hacia nosotros mismos y, a partir de ahí, poder trabajar para mejorarlo.

Ten curiosidad intelectual

Las neuronas que necesitan adaptarse a nuevas motivaciones y aprendizajes son más elásticas y más fuertes; las que no se enfrentan a nuevos  estímulos tienden a atrofiarse. Por eso es necesario mantener la mente ocupada con nuevos  retos que tu cabeza deba resolver. Mantén la curiosidad del niño y no pares de aprender nuevas cosas. Y tranquilo, porque no necesitas un entrenamiento exhaustivo, simplemente se trata de que dediques unos 20 minutos al día a alguna actividad cerebral que te motive. Lee, acaba un puzle o aprende un nuevo idioma y, si no quieres gastar ni un peso, en  internet hay mil y una actividades gratuitas que te ayudarán a ejercitar la mente: puedes aprender a jugar a poker en sitios online como este, practicar ajedrez con el programa Shredder o visitar páginas de crucigramas u otro tipo de juegos mentales.

Practica ejercicio físico

De la misma forma que la práctica de actividades mentales fortalecerá nuestras neuronas, la actividad física moderada se ha descubierto como esencial para el buen funcionamiento de nuestra actividad cerebral. El ejercicio aumenta el riego sanguíneo y, por lo tanto, el reparto de la sangre por todo nuestro organismo, incluido, el cerebro. El ejercicio físico se ha manifestado, además, como parte importante del tratamiento para enfermedades mentales degenerativas, ya que ayuda a desarrollar mecanismos cognitivos como los reflejos. Por otro lado, el ejercicio aumenta nuestro nivel de adrenalina en el cuerpo, por lo que será de gran ayuda para prevenir enfermedades mentales como la depresión o la ansiedad. No hace falta matarnos durante horas en el gimnasio, con 30 minutos de caminata al día es suficiente.

Aliméntate bien

Igual de importante es tener una buena alimentación para mantener un buen funcionamiento del cuerpo como lo es, para la mente. La alimentación es la encargada de darle a todas las partes de nuestro organismo lo necesario para poder funcionar sin problemas.

Además de proporcionarle una buena hidratación, tu cerebro agradecerá que en tu dieta siempre incluyas este tipo de alimentos: pescado, sobre todo azul, por su alto contenido en omega 3; frutos secos porque ayudan a tener un buen funcionamiento cardiovascular, lo que ofrece un correcto aporte de oxígeno a la sangre; el aceite de oliva por proteger tu corazón y de los radicales libres, que son causantes del envejecimiento; el brócoli y alimentos de hoja verde que han dado buenos resultados para tratamientos como el Alzheimer; y tener una ingesta continua de frutas, sobre todo, frutos rojos que han mostrado un gran potencial como antioxidantes y previniendo enfermedades mentales.

Descansa

El cerebro necesita una tregua para recuperar energía, por eso es imprescindible realizar un buen descanso a diario para que nuestra mente pueda cargar las pilas y enfrentarse con éxito nuevos retos. Si no incorporamos el descanso como parte obligatoria y necesaria de nuestra vida, en el futuro, la falta de reposo nos pasará factura. Un sueño reparador, unas vacaciones que te devuelvan al trabajo preparado para nuevos proyectos, alejarse del ruido, practicar meditación o una pequeña siesta, son pequeñas acciones necesarias que puedes hacer para que tu cerebro coja fuerzas para seguir activo. Incluso las grandes compañías, son cada vez más conscientes de lo importante del descanso para aumentar la productividad de sus trabajadores.

Tal y como se dice en un artículo Ferris Jabr para la revista Scientific American, hay momentos en los que en cerebro te está avisando de que necesita un descanso, como cuando leemos el mismo párrafo tres veces sin entender el significado, es en esos momentos en los que tenemos que escuchar lo que dice nuestra materia gris y darle su merecido respiro.

FUENTE:  artículo Ferris Jabr

 

Comentarios

Dejar respuesta