La vulva, parte exterior de tu vagina (quizá no estás familiarizada con este término, pero es el correcto), es una de las zonas más delicadas de tu cuerpo, debido al contacto que tiene con bacterias que pueden ser dañinas, por eso debes cuidarla.

El objetivo principal de cuidar tu vulva es mantenerla seca y libre de irritantes, con lo que evitaras que se ponga roja, hinchada o irritada, pero como “plus” también impedirás que las bacterias malignas lleguen a la vagina y causen infecciones, indican los expertos de laCleveland Clinic.

Por la importancia que esto tiene es que a continuación te presentamos los consejos que los especialistas brindan para el cuidado de la vulva. ¡Presta atención!

#8 Di “no” a las duchas vaginales

La vagina se limpia de forma natural cada vez que vas al baño, y si tú recurres a una ducha vaginal corres el riesgo de que los productos alteren el equilibrio natural de tu organismo. No lo hagas a menos que te lo recomiende un médico.

#7 Selecciona tu ropa interior

No cualquier tipo de material debe estar en contacto con tu vulva, los expertos recomiendan que compres ropa interior 100% de algodón y que el color sea blanco. Evita las prendas de nylon, acetato u otras fibras sintéticas, y las tangas.

#6 Cuida el lavado de tus prendas

Cualquier prenda que entre en contacto directo con tu vulva debe estar limpia, por lo que es preferible que enjuagues dos veces la ropa interior cuando la laves. Recuerda que tienes que utilizar un jabón suave para esta actividad, nada de detergentes ni suavizantes.

#5 Cambia seguido tampones y toallas sanitarias

Si bien los expertos de la Cleveland Clinic recomiendan más el uso de tampones para controlar el sangrado menstrual, es tu decisión seguir con las toallas sanitarias si son cómodas para ti. Eso sí, ambas debes cambiarlas varias veces al día (los tampones cada ocho horas, las toallas cada 4).

#4 Usa papel higiénico suave

En las tiendas existen diversas variedades de papel higiénico, y quizá haya ocasiones en que elijas la barata para ahorrar dinero, sin embargo esto puede resultar contraproducente, ya que su calidad es mala y dañina para tu vulva. Es mejor que inviertas en el papel más suave.

#3 Evita las pantimedias de nylon

Debido a que las pantimedias de nylon atrapan el calor y la humedad, proporcionan un entorno de cultivo ideal para las bacterias. Si es muy necesario que las utilices, procura que no sea con regularidad y utilizar una prenda interior de algodón.

#2 Aleja los productos irritantes

Los aerosoles femeninos, desodorantes, aceites de baño, talcos o burbujas para la tina, son productos que tienen ingredientes que pueden irritar tu vulva, así que procura no utilizarlos bajo ninguna circunstancia.

#1 Lava tu vulva sólo con agua

Sé que es muy difícil de asimilar la idea, pero es lo mejor y tiene sustento con todo lo ya mencionado. Así que utiliza sólo agua tibia para lavar tu vulva y sécate bien con una toalla limpia. Si la zona está irritada hazlo con la secadora en modalidad frío, para que no tengas que tallarla.

Todos estos consejos para el cuidado de tu vulva están basados en investigaciones, así que no los eches en “saco roto”. Ante cualquier duda o malestar acude inmediatamente con tu médico para una asesoría personalizada.

 

FUENTE: imujer

Comentarios