Así sonaría el sexo si fuese música

1467

El artista sonoro residente en Japón Rory Viner ha decidido llevar a cabo de una vez por todas lo que varios géneros musicales llevan décadas intentando conseguir: convertir el sexo en música. Ha instalado sensores de movimiento en su cuerpo y el de su pareja de modo que cada alteración, ritmo, cada gesto y cada acto envían una señal a un software especialmente programado para hacer la conversión a notas de sintetizados y, ojo, hacer sonar la melodía en directo.

Dale play:

Comentarios