Walter Acevedo un oriundo de Medellín, pero rolo de corazón y tostador integrante del equipo de Amor Perfecto, pasó de ser celador de un casino, a un gran barista y catador reconocido de café. Gracias a su pasión por la industria cafetera y su empuje, el pasado 9 de noviembre de 2018, se llevó el tercer puesto del Campeonato Mundial de Catadores de Café de la SCA, en Belo Horizonte, Brasil, siendo así el primer colombiano en llegar a la final de dicho concurso mundial.

Para los colombianos el café siempre ha sido un tema de orgullo, siempre lo hemos llevado en las venas, es un producto que hace parte de nuestro orgullo patria, su gran legado a través de las legendarias fincas cafeteras, los cafetales y los recolectores, siempre han sido una razón para alardear de nuestro hermoso país en el extranjero. Sin embargo históricamente la tostión, el barismo y la cata, se la dejábamos a otros, de eso dejábamos que se encargaran los noruegos, ingleses o estadounidenses. Sin embargo no hace mucho, la historia del café en nuestro país empezó a cambiar para mejorar aún más.

Diferentes pequeñas empresas cafeteras del país decidieron cambiar la industria, y desde no hace mucho en Colombia se habla también ahora de tostadores, de baristas de café y de catadores colombianos. Amor Perfecto fue la primera empresa en traer el concepto de barísmo a Colombia, y desde su inicio se encargó de capacitar a sus baristas con los mejores del mundo. No en vano, dicha empresa se volvió el referente y la aspiración de Walter Acevedo, quien apuntaba con su brújula permanentemente hacía sus sueños, y así su norte le abría paso lentamente en la industria del café.

“Conocí el universo del café a través de mi familia desde niño, supe del sacrificio y de todo el esfuerzo que requería producir el mejor café del mundo, todo sin nunca imaginarme que en un futuro llegaría a hacer parte de ésta gran cadena. Ya adulto, comencé trabajando como celador en un casino, luego pude estudiar en el Sena y empecé a trabajar en una tienda sirviendo cafés, fue en esa tienda que aprendí a manejar una máquina de café espresso, y desde entonces descubrí mi primera pasión; el barismo y así decidí aprender más del tema. No me detuve y empecé a investigar y aprender autodidactamente de la industria del café y del barismo, hasta que un día me hablaron de Amor Perfecto, y desde entonces dicha empresa se convirtió en mi gran meta” Mencionó Walter Acevedo. Su ideal era ser de los mejores baristas, y para eso debía lograr entrar a la empresa cafetera, pionera del barismo en Colombia.

Walter, después de haber trabajado en la tienda que lo llevó a descubrir su pasión, comenzó su carrera en la industria cafetera y ahí aprendió en diferentes empresas acerca del barismo, de la tostión y de la catación de café, pero sobre todo se dio cuenta que el mundo del café era mucho más amplio de lo que él imaginaba, y que su pasión por la industria crecía cada vez más.

Finalmente en el año 2013 logró conseguir su puesto como ayudante de tostión en Amor Perfecto. De ahí en adelante, gracias a su empuje, pasión y dedicación todo se dio muy rápido, y antes de imaginarlo siendo aún nuevo en la empresa ya estaba operando directamente la tostadora y se estaba yendo a Armenia como parte del equipo de Amor Perfecto, a aprender del experto tostador Kentaro Maruyama quien daría un curso en la Barista Cup donde había dos cupos para el equipo de la empresa.

“Me encantaba la idea de poder ir, sin embargo yo era nuevo, y había muchos en la empresa haciendo cola. Fue entonces para mi sorpresa, cuando me llamaron y me dijeron: ¿Quiere ir?. Desde que conocí a Luis Fernando Vélez, dueño de Amor Perfecto, se interesó en mi pasión y en lo que quería hacer, tal vez por eso me dieron a mi la oportunidad” Señaló Walter Acevedo. Fue a través de dicho curso que el realmente empezó su carrera como barista y también a raíz de dicha oportunidad fue que decidió su nueva meta, su sueño y lo que realmente quería hacer, catar café. A sus ojos, ser catador era ser una persona que por su conocimiento y por sus habilidades sensoriales pudiera calificar y distinguir las diferentes virtudes en un taza de café, y eso precisamente es lo que a él lo hacía soñar.

Simultáneo a su historia, Luis Fernando Vélez, dueño de Amor Perfecto, luchaba de la mano de la Federación de Cafeteros, para lograr traer la Competencia de Catación a Colombia. Querían darle la oportunidad a todas las personas que como Walter, hicieran parte del sector cafetero del país, y que sobre todo apasionadas del café, pudieran llevar sus sueños a cabo y así competir en catas de café a nivel nacional y algún día llegar a competir en la Competencia Mundial de Catación de Café. Hoy gracias a extensos esfuerzos, es un hecho que personas como Walter participen en la Competencia de Catación a nivel Nacional, de hecho Walter después  de haber participado en el curso de Kentaro Maruyama en Armenia comenzó a asistir a varios campeonatos, uno de esos fue el Campeonato de Catadores de Colombia del 2016 en el cual quedó en  tercer lugar, entre 100 participantes.

El siguiente año consiguió su título como campeón nacional de catadores, y finalmente el año pasado entre el 7 y el 9 noviembre de 2018, consiguió después de una exhaustiva competencia el tercer puesto del Campeonato Mundial de Catadores, el cual se llevó a cabo en Belo Horizonte Brasil, y hoy la industria nacional del café puede decir con gran orgullo que por primera vez un colombiano, Walter Acevedo es uno de los tres mejores catadores de café del mundo.

¿Qué es el Campeonato Mundial de Catadores (World Cup Tasters Championship)?

Es una competencia mundial perteneciente a la organización Irlandesa WCE (World Coffee Events), fundada por la Asociación de Cafés Especiales de Europa y por la Asociación de Cafés Especiales de América.

Fuente: Colectivo

Debes leer: 10 cosas que debes hacer de anciano en vez de vivir amargado

Comentarios