La bloguera Johana Mort, retrató en un artículo las situaciones que vivimos las chicas que no nos preocupamos mucho por los parámetros de la moda y ser iconos del estilo, en un mundo en el que las apariencias y verse bien están cada vez más insertas como naturales en nuestra sociedad. Si eres una de nosotras, que no te tomas mucho tiempo en preparar tu atuendo del día o tener cada detalle calculado, ni eres la mejor amiga del maquillaje, estos son algunos de los pensamientos que, de seguro, tienes por mandamiento:

1. Tienes tres estilos para tu cabello: suelto, cola de caballo y moño.

2. Tienes un par de zapatos que utilizas con el 95% de tu guardarropa.

3. La mayoría de tus atuendos son combinación de poleras y jeans.

4. Esto hace que prepararse para salir sea muy fácil. ¿Qué vas a usar? Saca el primer par de jeans y la camiseta que encuentres. Con los mismos zapatos que antes mencioné. ¡Listo!

5. Los vestidos floreados también son geniales porque parece que te arreglaste mucho, pero no fue así.

6. Tienes que ser muy clara con tu estilista sobre que quieres un corte fácil de mantener, porque no quieres perder tiempo en ello. Tu idea de arreglar tu cabello es que se vea brillante y, si es una ocasión especial, pones una horquilla en él y ya está.

orpa1

Fuente: We Heart It.

7. Crees que el maquillaje es algo aterrador. Entiendes lo básico, y quizás utilices un poco en el día a día, pero te parece que usar esos trucos o tutoriales es como utilizar brujería.

8. Cada vez que te mencionan que debes usar tacones a un evento, te quita toda la emoción que podías tener.

9. Luego te vistes ¡y comienzas a alegrarte! ¡Los tacones no son tan malos! ¡Tus piernas lucen mucho mejor! Piensas que deberías usarlos más a menudo.

10. Y después, a la mitad del evento, recuerdas la razón por la que odiabas los tacones y solo deseas usar zapatillas.

11. Envidias a los hombres que pueden ponerse Converse con trajes para ciertas ocasiones, de hecho, es tu sueño.

12. Cuando tus amigas quieren salir, lo que más te gusta usar es una chaqueta genial sobre una polera y tus mejores jeans.

ropa2

Fuente: We Heart It.

13. Tus amigas aman esos días en que dejas tu atuendo en sus manos. ¡Es como Navidad, pero con vestidos y maquillaje!

14. Cada vez que te arreglas un poco más, todos te miran como si fueras Cenicienta. “¡Te ves tan diferente!”, es lo que más oyes. Y tú no tenías idea de que lucías tan mal.

15. Toda tu ropa bella está al final de tu clóset. Solo para ocasiones sumamente especiales, como bodas o funerales.

16. Cuando tuviste tu primer trabajo o pasantía, en la que debías vestirte “profesionalmente”, lloraste un poco por dentro, mientras pensabas en qué diablos te ibas a poner.

17. Pero de a poco has podido sortear ese desafío, sin tener que cambiar mucho tu estilo.

18. Aunque tienes lentes de contacto, prefieres usar tus lentes. Lo demás te parece demasiado esfuerzo para hacerlo todos los días.

19. Ir al gimnasio al final del día es solo una excusa para utilizar ropa cómoda de deporte. Todo el día.

FUENTE: upsocl

Comentarios